El blog de marketing digital

El blog de marketing digital

Redes sociales

SEO Local (I): pasos a seguir para que tu negocio local sea visible online

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Índice del artículo

No sé si es personal, pero me da a mi que cada vez más, los negocios locales hacen lo imposible por ser visibles en las redes sociales. Quizá sea por el confinamiento o simplemente se han dado cuenta -por fin- que tener un perfil en redes sociales solo puede ser positivo.

Sí que es cierto también, que con esto de que las tiendas pueden vender por Internet, pero no físicamente, que los restaurantes pueden repartir comida a domicilio, pero no en el local, estamos viendo mucho más movimiento en redes que de normal. Es que incluso los gimnasios están reinventándose para poder subsistir. Tarifas mensuales con un entrenador personal, entrenamientos en directo, o incluso alquiler de material.

Simplemente, hago una pequeña reflexión, y que quizá no sea de tu agrado, pero ¿qué pasa, que antes no era importante cuidar a tu comunidad online?

Me gustaría pensar que era porque no tenían tiempo, dinero o ganas, no porque no crean en esto. Igualmente, tengo la sensación de que la gente se deja llevar por lo que hace la mayoría. Lo hace Ramon, pues yo también me atrevo. Si al él le va bien, ¿por qué no me va ir bien a mi? El culo veo, culo quiero de toda la vida. Pues déjame decirte que Ramón lo ha hecho y encima lo ha hecho bien. Quizá sea muy optimista al pensar de esta manera, pero al menos no hiero mis sentimientos pensando que lo hacen por interés. Ojo, que interés siempre hay.

No puedo evitar que me hierva la sangre al ver que muchos negocios se aprovechen de la situación para abrir cuentas en Instagram o Facebook a lo loco o directamente publicar como si no hubiera un mañana. Saben y repito la palabra, SABEN, que así generarán una posible relación entre el servicio que prestan y el cliente potencial o la fidelización de clientes. Claro, ahora el cliente no está en la calle, está en las redes. ¿Y antes? ¿Dónde estaba antes?

¿Dónde está mi cliente pontecial si tengo un negocio local?

Tu cliente potencial siempre ha estado en las redes sociales. ¿Sorprendido, Ramón? No te lo esperabas ¿eh?

Sí que cuándo pasaba por delante de tu negocio crecía la oportunidad de que entrara a tu local y consumiera, pero en ese momento, cuándo salíamos a la calle más a menudo, tu cliente potencial también hacía uso de las redes sociales. Y lo mejor de todo es que veía tu movimiento. Y otra cosa que seguro no has pensado, querido Ramón, es que seguramente te ha buscado en algún momento de su vida.

No me digas que nunca has puesto en Google lo típico de “Mejor lugar para tapear en”. Da igual la ciudad, el pueblo, el bar o restaurante. O mejor, ¿no has puesto nunca “Zapatillas de deporte blancas” y la marca que deseabas?

No te estoy diciendo que tengas que montarte una tienda online y empezar a vender, eso ya lo dejo para otro post. Mi intención es convencerte de que hagas estrategias online para que tu cliente potencial te vea, te lea y que lo enamores.

Existen muchas maneras, unas más lícitas y otras un pelín menos, para hacer una buena estrategia. Aquí y ahora te voy a contar las el caso de Ramón. Al menos para estar y que te echen el vistazo. Si quieres profundizar más, se me ocurre que te pongas en contacto con nosotros y te echaremos una mano sin compromiso alguno.

Ramón tiene una carnicería que ya vende lo que vende y está muy contento con su clientela. Solamente ha hecho la reflexión que hace tiempo no vienen clientes nuevos. Los que son, los tiene muy fieles, pero nuevos… Les cuesta. Encima, al pobre Ramón, le han abierto un hipermercado a dos calles de su carnicería que lo tienen todo un pelín más barato. Te suena el tema, ¿verdad? Pues Ramón, más ingenioso que perezoso lo que hace es pensar que quizá debería abrirse un perfil en redes sociales. Buena iniciativa, Ramón.

Ahora llega nuestro momento. Yo estoy detrás de Ramón para darle ese empujoncito a que vigile cómo lo hace y a que se lo estructura de manera óptima para obtener resultados. Ni buenos, ni malos. Tener resultados para poder valorarlos.

Lo primero que te deberías preguntar es: ¿cómo es mi cliente? En caso de que ya lo tengas. En cambio, si estás abriendo un negocio nuevo en el barrio cambia tu fórmula y pregúntate: ¿cómo quiero que sea mi cliente?

Estrategia comercial online

A partir de aquí, enhorabuena, has empezado tu estrategia comercial online. Si te has sentado en el sofá de casa, en el escritorio, has abierto el ordenador, has observado tu competencia, has mirado cuántos seguidores tienes, has tenido un seguimiento de a cuánta gente le gusta tu post… De verdad, se me cae la lagrimilla de verte así, Ramón.

Es que ya te he dado cuatro pinceladas de cómo debes empezar una estrategia comercial online para tu negocio local. Es muy sencillo.

Siéntate, relájate, piensa y optimiza. Estás apunto de catapultar tu negocio.

No hay una única manera de realizar una estrategia comercial online. Simplemente hay creencias y estadísticas. Sobretodo eso, números. Y ahí es dónde tienes que ir a parar. Revisa los posts que has hecho y observa qué le ha gustado más a la gente o dónde han comentado más. Los números hablan. Pero vaya, qué te voy a decir yo a ti, Ramón, que estás harto de ver cómo no te llegan los números para poder hacer el pedido mínimo para tu tienda. Pero no veas la satisfacción que te da cuándo ese mes triunfas y vendes todo lo que tenías en la trastienda. Ese mes sí Ramón, ese mes ha molado mucho. Pues en las redes sociales, pasa lo mismo.


Coge ideas y estructura lo que quieres mostrar. ¿En la carnicería pones la carne con mejor aspecto la primera? Pues en las redes sociales dilo: “Carne de calidad”. Ojo con poner “Esta semana, carne de calidad”. ¿Qué pasa Ramón, que la semana pasada no dabas carne de calidad? Entonces me estás engañando. No engañes, explica lo que haces: “Haz tu pedido para barbacoas con 48h de antelación”. A lo mejor en ese momento, tu cliente potencial está pensando en montar una barbacoa el fin de semana. (Siempre y cuándo no estemos confinados). Ya lo has captado, ¿verdad Ramón? Es muuuy fácil. Así debe ser tu estrategia. Pensar en lo que quieras mostrar a tu público.

El último consejo es que pienses en cómo te gustaría verlo a ti. Cómo te gustaría que tu tienda de confianza te mostrara su producto, su servicio. Que así sea.

Instagram, Facebook o Twitter

Instagram, Facebook o Twitter. Qué gran dilema. En este podcast que te enlazo hablamos con Miriam de qué tipos de redes sociales se asemejan más a ti:

Una vez ya has escuchado el podcast, y ya tienes claro qué perfil vas a abrir o cuál vas a cerrar, te aconsejamos, Ramón, que te centres en uno. Ábrete una cuenta en una de esas tres aplicaciones y machácala. Pásatela. Pásala a todos tus contactos. A tu familia. Haz un mensaje por Whastapp. “Oye, que me he abierto una cuenta en Instagram, seguirla”. Ya irás colgando cosillas. Ya verán que estás súper activo y que trabajas un montón.

Si ya llevas unas semanas con el perfil abierto y has ido toqueteando el temario (qué orgullosos estamos de ti, Ramón) haz un sorteo. Anúncialo en la tienda, anúncialo en las redes. El 99% de tus clientes o clientas tienen un perfil en Instagram. Díselo. Diles que, si comentan, entran en el sorteo de un solomillo de tres kilos. “¿Tres kilos, Ramón?”. “Sí, tres quilazos de solomillo”. “¿Y solo tengo que comentar la foto?”. SOLO tienen que comentar la foto Ramón, díselo. “Pues ahora mismo te busco. No sabía que tenías Instagram, Ramón”.

Toma ya, una seguidora más y encima un comentario más. Tres quilos de solomillo de inversión, pero 107 comentarios en la publicación. Eh, y durante toda la campaña has ganado 30 seguidores nuevos, ¡vaya numerazos!

Al día siguiente vendrán a la carnicería y te preguntarán que quién ha ganado los tres quilos de solomillo. “Lo he puesto en el Instagram. Se los llevó Paquita, la de los botines rojos”. “Vaya con Paquita, qué suerte ha tenido. Bueno pues ponme tres trozos de solomillo de ese del sorteo. ¿Está igual de bueno, Ramón?”.

No veas. Acabas de triunfar. Has cerrado el círculo Ramón. Enhorabuena, de verdad te lo digo. De corazón.

No te creas que es fácil conseguirlo. Pero lo has hecho. Encima cuándo llegas a casa, abres el teléfono y entras en el perfil, ves que Paquita, la de los botines rojos se ha hecho una foto en el salón de su casa dándote las gracias por el sorteo. Y tu le comentas: “Gracias a ti Paquita. Gracias a ti por tu fidelidad con mi carnicería. Sin ti, esto no tendría sentido. Sin vosotros clientes, esto no sería un negocio. Esto simplemente, no sería”.

“Cómo mola Instagram”, le dijo Ramón a su mejor un viernes a las 19.07 h de la tarde. Pues espérate, que esto solo es el principio, Ramón. Ahora conocerás los entresijos de Instagram, y te presentaremos Google Business.

“¿Google qué?”. Pensó Ramón.

close

Suscríbete y recibirás nuestros consejos